RUTA KÜNIG DE LAS TRES CATEDRALES
LEÓN - LUGO - SANTIAGO

Tramo 04A

Villamejil - Brañuelas
por el valle del río Tuerto

Vía Künig

Villamejil Brañuelas

0
Kilómetros totales
Sueros de Cepeda
recorrido 25.8%
Donillas
recorrido 42%
Vilameca
recorrido 48.3%
Villagatón
recorrido 85.4%

Duración: 5 horas 30 mins

Dificultad:
2.5/5
Paisaje/naturaleza:
4/5

Descripción del tramo

Ya comentamos en el anterior tramo que desde Villamejil hay dos rutas para alcanzar Brañuelas:

  • Por el valle del rio Tuerto (Tramo 04A), pasando por Sueros de Cepeda, Donillas, Villameca, Culebros, Requejo, Corus y Villagatón.
  • Por el valle del río Porcos (Tramo 04b), pasando por Vega de Magaz, Zacos, Porqueros y Valbuena de la Encomienda.  

El itinerario 04A sale de Villamejil por la carretera LE – 451 pasando por delante del Ayuntamiento y la gasolinera que tiene un bar y tienda. Un poco después tomaremos un camino de tierra a la derecha que va paralelo a esta carretera hasta casi llegar a Castrillos de la Cepeda. Cuando veamos las primeras casas cogemos una calle  a nuestra izquierda que nos llevará al centro del pueblo después de pasar la cantina el Corral. En la bifurcación cogemos a la izquierda por la calle Sueros y un poco mas adelante a la izquierda otra vez por la calle Monte Allende. Justo después de cruzar el puente sobre el río Tuerto giramos a la derecha en la bifurcación y continuamos por la llamada calle Portugal, que es un camino de tierra que cruza un bosque de pinos, hasta Sueros de la Cepeda.

Ermita de la Virgen del Socorro en Donillas
Calle Portugal, entre Castrillos de Cepeda y Sueros de Cepeda

Ya en Sueros abandonamos la calle Portugal, que nos acompañó desde Castrillos, al llegar al cruce con la calle del Rio Tuerto, esta la cogemos hacia la izquierda. Unos pocos metros después cogemos la primera calle a la derecha llamada del Campo. Después de un tramo por la calle Adolfo Alonso Manrique pasando el Bar Julio alcanzaremos la plaza Nicolás Cabezas y continuaremos en dirección norte por la calle Villameca que es la pista comarcal LE-CV-160-11. Despúes del bar Pistón, una de las últimas casas de Sueros, continuaremos por esta pista hasta Donillas pero iremos por el camino paralelo que la acompaña y que se termina un poco antes, por lo que los últimos metros los haremos usando la pista. 

Accederemos a Donillas por la calle el Cantón. Al llegar a la plaza no podemos dejar sin visitar la Capilla de la virgen del Socorro, hoy en ruinas, y con mucho cuidado sin adentrarnos podremos ver la exquisita decoración rococó de fines del XVIII con un cierto aire de pintura de estilo virreinal. Saldremos de Donillas en dirección oeste por la calle de la Devesa, una pista de tierra que nos conducirá hasta Villameca.

Virgen del Socorro. Donillas

El embalse que recoge las aguas del Arroyo de San Vicente, para pocos metros después desembocar dicho arroyo en el río Huso, es un bonito lugar donde tomar un descanso. El Camino continua pegado a el un tramo y después de recorrer sobre dos kilómetros desembocaremos en la carretera general, en un lugar conocido como Venta de la Perdiz. 

Seguimos ya por la carretera en dirección hacia el oeste. Al fondo vemos los montes de León. A la izquierda queda el Teleno; al frente el paso del Puerto de Manzanal, más hacia la derecha la mole de El Suspirón, y hacia el norte se perciben las estribaciones de la Cordillera Cantábrica. Avanzamos un trecho de menos de un kilómetro y se abre ante nosotros el valle del Tuerto, tan bello y verdeante como estrecho. El pueblo que aparece ante nuestra imagen es Cogorderos, con su excelente iglesia en medio del lugar y un buen restaurante pegado al Camino.

Qué ver en el tramo

ERMITA VIRGEN DEL SOCORRO. DONILLAS

Esta ermita en ruinas que se encuentra en el centro del pueblo de Donillas fue construida presumiblemente a finales del siglo XVIII para dar cobijo a la muy venerada imagen de la Virgen del Perpetuo Socorro, patrona de la Cepeda, que se guardaba en un templo del desaparecido lugar de San Pedro, entre Donillas y Sueros. Cuenta la leyenda que  los vecinos de Sueros y los de Donillas intentaron repartirse las pertenencias de la Iglesia. Los de Sueros querían llevarse la imagen de la Virgen, la más venerada de la comarca, pero los bueyes que tiraban del carro reiteradamente tomaron el camino hacia Donillas, lo que fue interpretado como una señal de que la Virgen quería quedar en este último lugar.

De exterior austero, donde solo destaca el arco de medio punto de ingreso al interior del templo, contrasta con un interior exquisitamente rico y opulento donde la magia de un Rococó pletórico inunda de color y bellísimos ornatos todos los rincones. Casetones en la bóveda del ábside, cortinillas en las hornacinas y hermosas sartas frutales que combinan con excelentes pinturas con aire virreinal en el arco de ingreso al ábside hacen del conjunto una auténtica joya ornamental.

Lamentablemente, solo se conservan los dos medallones que reproducimos en la imagen. Se trata de dos escenas bíblicas donde sendas mujeres salvaron a la comunidad de un problema mayor. En la parte superior se representa a Judith con la cabeza del general asirio Holofernes que se la cortó, a pesar de estar enamorada, cuando dormía para evitar que destruyese su ciudad Betulia. En la inferior se representa a Abigail, esposa de Nabal, quien se negó a ayudar al gran rey David en su guerra con Saúl dándole la comida que pedía. David encolerizado va a castigarlo pero Abigail le sale al paso con las provisiones demandadas rogándole perdone a su marido a lo cual accede.

EX VOTOS DE LA VIRGEN DEL SOCORRO DE DONILLAS

Exvoto del cura Manuel Baeza en la Guerra de la Independencia
Exvoto del niño Juan Machao
Exvoto de Clara Fernández
Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente

Nº 1. Don Manuel Baeza, cura párroco de Donillas y Villameca, estando en el tránsito mas peligroso de perder su vida en las garras de los enemigos dragones y marchándose al monte se ofreció a esta milagrosa imagen del Socorro y por su intercesión fue libre, año de 1810

Nº 2. Hallándose en la calle un niño llamado Juan Machao de un año y medio paró un carro cargado de abono y le cogió por mitad del cuerpo dejándole mortal por espacio de 24 horas y en este terrible trance le ofrecieron sus padres Gregorio Machao y Felipa vecinos del pueblo de Sueros a esta reina soberana del socorro y por su intercesión fue sano año de 1840

Nº 3. Clara Fernández, natural de Villameca, hallándose en la cama con una grave enfermedad, desahuciada y sin esperanza de vida, la ofreció su padre a nuestra Santa del Socorro y por su intercesión fue sana, año de 1830

RUTA DE LOS CRUCEROS EN VILLAMECA

Al llegar a este pueblecito podemos tomar una ruta alternativa a la señalada en el mapa que discurre por la Calle General Latorre que nos permitirá disfrutar de un par de interesantes cruceros y divisar el cueto de San Bartolo. 

Para cogerla, al entrar en el pueblo por la calle Oliegos, debemos coger a nuestra derecha, dirección norte, justo después de la caseta que vemos a nuestra izquierda. Primero veremos uno al lado de una fuente y, un poco mas adelante, otro en forma de cruz de hierro enfrente al cementerio y en la bifurcación de las calles Oliegos con Pantano. Al fondo podemos divisar el cueto de San Bartolo con 1317 metros de altitud, donde se asentó tiempo atrás un monasterio de la orden hospitalaria de San Juan de Jerusalén.

Si preferimos ir por la otra ruta, podremos contemplar en primer lugar la Iglesia de Santa María y después encontraremos dos bares a nuestra derecha; bar «el Jardín» y bar «Germán». 

Al contemplar las edificaciones podremos comprobar como ahora  las construcciones son ya de piedra pizarrosa, en contraste con las de los pueblos de valle abajo, donde predomina el tapial.

En la imagen de la derecha, en primer término, una gran cruz de hierro ocupando el pedestal de un crucero perdido, después la portada del cementerio parroquial y el fondo el cueto de San Bartolo.